Parivartan Sharma / Reuters
Parivartan Sharma / Reuters

Problemas en la cima también


El índice de corrupción muestra que las instituciones democráticas sólidas limitan el nivel de corrupción en el sector público.

Correo Electrónico: slettemark@transparency.no
Publicado: 1 de marzo de 2019

Varias revelaciones en los últimos años nos han demostrado que las compañías en países que ocupan un lugar destacado en el índice internacional de corrupción desafortunadamente facilitan la corrupción en países que están en el puesto más bajo.

El índice anual de corrupción de Transparencia Internacional clasifica a 180 países según el nivel de corrupción percibida del sector público. El índice se basa en una serie de fuentes de datos independientes, y en base a estas fuentes, se calcula una puntuación para cada país donde 0 puntos son los peores y 100 son los mejores (menos corrupción).

Dinamarca en la cima

El índice de este año es alcanzado por Dinamarca (88 puntos) seguido por Nueva Zelanda (87 puntos), y con Finlandia, Singapur, Suecia y Suiza en un tercer lugar compartido (85 puntos). Noruega está en el séptimo lugar (84 puntos) y ha caído un punto desde el año pasado. Al final del índice encontramos Somalia, Sudán del Sur, Siria, Yemen y Corea del Norte.

Si países como Noruega marcan la diferencia, un buen comienzo puede ser que el Fondo de Petróleo se retire de Credit Suisse.

Puede parecer una paradoja que Dinamarca una vez más encabece el índice después de que la sucursal del Danske Bank en Estonia fuera revelada por un extenso lavado de dinero donde hasta 200 mil millones de euros, la mayoría "sospechosos", pasaron por la sucursal en el período de 2007 a 2015. El dinero se originó principalmente en Rusia, Ucrania, Azerbaiyán y Moldavia y tuvo un efecto devastador en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE), donde la investigación mostró, entre otras cosas, que los parlamentarios habían sido sobornados para votar en contra de un informe crítico sobre violaciones generalizadas de los derechos humanos en Azerbaiyán.

Fondo de petróleo

En cuanto a Suiza, el país "siempre" ha tenido un secreto bancario bien desarrollado que ha permitido facilitar la evasión de impuestos y el lavado de dinero. Los últimos en la serie de revelaciones son los mil millones de préstamos a Mozambique que los empleados de Credit Suisse estaban detrás. Los préstamos han puesto a Mozambique en una grave crisis económica, y también tienen un vínculo con Noruega, ya que el Fondo del Petróleo es el segundo mayor propietario del grupo financiero.

Los casos conocidos anteriormente involucran a la sueca Telia y en parte a Vimpelcom, propiedad de Telenor, que ahora ha pagado multas récord en relación con los sobornos pagados a la hija del presidente en Uzbekistán para asegurar los contratos de las empresas en el país.

Estos pocos ejemplos ponen el índice de corrupción en una luz ligeramente diferente. Los países que tienen sistemas bien desarrollados para evitar la corrupción en su propio sector público son al mismo tiempo países de origen para las empresas que facilitan o contribuyen a la corrupción en los países más vulnerables. En la práctica, esto ayuda a reforzar los problemas de corrupción. Las empresas multinacionales y el sector financiero se encuentran en una posición especial, pero también son los sectores que realmente lo son. puede og bør Hacer la diferencia. Un buen comienzo podría ser que el Fondo de Petróleo se retire de Credit Suisse.

 

Suscripción NOK 195 trimestre