El oscuro eco de la historia colonial.

Rita Indiana: La doncella del libro Omicunlé Friend. Noruega


Visto desde la República Dominicana, ni la tecnología ni la magia negra pueden evitar el desastre climático.

Correo Electrónico: bbjornoy@gmail.com
Publicado: 15 de junio de 2017
La doncella de Omicunlé
autor: Rita Indiana
Editorial: BokvennenNoruega

No es ninguna noticia que la cobertura de noticias extranjeras en los medios noruegos esté muy sesgada, incluso en el canal que pagamos para mantenernos informados. Una búsqueda de "República Dominicana" en la radio NRK arrojó un solo éxito, mientras que Google estaba más interesado en tentarse con playas y bebidas de coco (aquí está en su lugar con algo de autocompasión, ya que el sitio web de MODERN TIMES dio 13 visitas). Por lo tanto, que un editor noruego esté publicando una novela del Caribe es hora de hacerlo; la pequeña editorial El libro amigo debería ser honrado por invertir en la literatura menos conocida. La doncella de Omicunlé proporciona una visión de la industria del turismo sexual, condiciones de trabajo similares a las de los esclavos y una amenaza climática lejos de ser hipotética, todo con ecos oscuros de una larga historia colonial. Mucho menos cómodo que el mar turquesa contra las playas de arena blanca, pero el amor del autor por esta naturaleza es una fuerza impulsora importante en el texto.

Pasado, presente, futuro. La doncella de Omicunlé (La Mucama de Omicunlé Rita Indiana es al menos tan complejo como un plato caribeño, y los ingredientes van desde todo, desde música pop occidental y teoría de la literatura hasta magia negra y ciencia ficción. Si se quiere señalar un punto central en esta historia caótica, debe convertirse en una anémona de mar mágica que pueda dar a las personas la capacidad de viajar en el tiempo. Por lo tanto, estamos en tres etapas diferentes en la novela: una en el siglo XVII, en medio de los estragos de las potencias coloniales española y francesa, una a principios de la década de 17, cuando la República Dominicana finalmente ganó una democracia parlamentaria, y otra en 2000 , en algo que no puede describirse como otra cosa que un infierno distópico.

La nativa americana Ananí dice que no tiene nada que ver con las letras, "porque no era más que basura y mentiras".

En el escenario futuro, toda la vida en el mar se ha ido, y como resultado de los numerosos desastres naturales que azotan constantemente el país, los habitantes han dejado de mostrarse cuidados unos a otros: todos tienen más que suficiente consigo mismos. La novela comienza con el personaje principal Acilde, una mujer transgénero, que se lava en la casa de la psíquica Esther. Le han dado un trabajo como trabajadora doméstica con el psíquico, como resultado de la nueva religión estatal. Santería (similar al vudú haitiano) ha ganado un alto estatus en la comunidad. Aunque el nuevo trabajo implica mucho esfuerzo y libertad, ha salvado a Acilde de la vida como una prostituta adolescente,

La operación depredadora contra las artes. Mientras limpia la casa de Esther, ve matar robots que hacen su "trabajo de lavado" afuera. Como en la buena ciencia ficción, la novela contiene críticas sociales en muchos niveles, pero lo más interesante es cómo la tecnología se ha acercado a la singularidad ampliamente mencionada actualmente, mientras que el humanismo ha perdido. Acilde tiene Roaming integrado en el cerebro y puede tomar una píldora (ciertamente muy costosa) para cambiar de género, pero estos avances no tienen sentido para el lector, ya que se basan en un impulso depredador sobre los humanos y la naturaleza que se ha vuelto completamente loco.

Tal comportamiento depredador no es nuevo en el contexto caribeño. En 1492, Cristóbal Colón llegó a La Española, y en 1493 la isla, hoy Haití y República Dominicana, fue colonizada por España. Aprovecharon la isla para obtener azúcar, café, tabaco y oro con esclavos africanos. Los indígenas, los taínos, recibieron el mismo trato que los indios en los Estados Unidos. En la historia de la novela del siglo XVII, conocemos a Acilde como la amante de un artista que eventualmente es perseguido por colonos españoles. Indiana traza elegantes paralelos a la Guerra de la Independencia española, tal como la retrata Goya, y mientras excavaban pinturas en la isla a principios de la década de 1600, los conocedores del arte se sorprenden por las similitudes. El arte aparece como la coartada humanista de las potencias coloniales occidentales, y el autor muestra que una de las cosas más valiosas del arte es que no puede ser colonizado o usado, como pueden hacerlo los recursos materiales.

El arte aparece como la coartada humanista de los poderes coloniales.

El fin de la vida marina. A principios del siglo XXI, el arte también aparece como una posible salvación. En esta parte de la historia, conocemos a Argenis, un estudiante de arte desilusionado que, como Acilde, ha estado en contacto con la anémona de mar y vive una vida paralela como artista con el amante / el pasado de Acilde, Giorgio Menicucci, en el siglo XVII. En la historia de 21, Argenis ha sido invitada a un proyecto de arte en la idílica playa de Playa Bo, donde la pareja casada Giorgio Menicucci (es decir, la versión Acildes 1600) y Linda Goldmann producirán un trabajo que puede financiar el proyecto oceánico de esta última: Linda está obsesionada con la situación en la que se encuentra el mar. y tratando desesperadamente de que las autoridades se despierten. Está claro que el autor también quiere que el lector se despierte, porque se nos presentan una serie de hechos inquietantes sobre el destino inminente de la vida marina, y hay pocas razones para creer que algo de esto sea ficción. A Linda le preocupa, entre otras cosas, preservar los arrecifes de coral (recientemente, la revista Nature anunció que gran parte del arrecife de coral más grande del mundo, la Gran Barrera de Coral, estaba muerto).

Una de las cosas más valiosas del arte es que no puede ser colonizado ni usado, como pueden hacerlo los recursos materiales.

Las huellas ciegas de la civilización. La novela es inconfundiblemente latinoamericana, con una mezcla de lenguaje directo, entornos heterogéneos y realismo mágico. El realismo mágico, con la anémona de mar a la cabeza, se puede interpretar de muchas maneras. Además de ser parte del estilo de escritura latinoamericano, por un lado, puede interpretarse como un equivalente a la novela realista occidental, especialmente porque también contiene elementos de la mitología nativa americana. Por otro lado, un lado un poco más sombrío, el papel del realismo mágico en esta novela, y especialmente en la narrativa de 2027, puede dar fe de una falta de confianza en el conocimiento, que se puede ver claramente en el debate climático global de hoy. Un ejemplo ilustrativo del libro es cuando la nativa americana Ananí dice que no quiere tener nada que ver con las letras, "porque no era más que basura y mentiras".

La doncella de Omicunlé es cualquier cosa menos basura y mentiras. También está excelentemente traducido por Signe Prøis, y da voz a un país que la mayoría de nosotros solo conocemos a través de hermosas fotos de Instagram y extremadamente ocasionales. Urix el sábadotransmisiones