Por el infierno contra Europa


Los eritreos que huyen son golpeados, violados y encerrados, y arriesgan sus vidas en el camino a través del Mediterráneo. La política europea significa que no tienen otras opciones.

Thorson es asesor humanitario en MSF.
Correo Electrónico: xx5@nytid.no
Publicado: 16 de marzo de 2017

“Cuando tenía 17 años, fui al ejército en lugar de asistir al duodécimo grado en la escuela. Odiaba la vida. Nos vimos obligados a trabajar. No tuvimos libertad. Tienes que seguir las reglas de los militares, si no atacan y te dificultan la vida. El ejército es la vida en Eritrea. Por eso me fui ".

Esto le dijo a un joven eritreo al equipo de MSF en Etiopía el verano pasado. Alrededor de 5000 eritreos huyen del país cada mes, según cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Sensacional. Los eritreos fueron el grupo más grande de todos los que huyeron a través del Mediterráneo en 2015, y el segundo más grande en 2016. Es sorprendente teniendo en cuenta que la población de Eritrea es solo un poco más grande que la de Noruega: 5,5 millones. Un nuevo informe de MSF, basado en más de 100 entrevistas con eritreos en fuga, muestra de qué condiciones huyen y cómo deben arriesgar la vida y la salud en el camino para solicitar asilo.

Europa sigue una política que dificulta aún más el acceso de los migrantes a playas seguras al norte del Mediterráneo. Noruega apoya esta política, a pesar de reconocer la necesidad de protección eritrea. ¿No ve al gobierno y al parlamento a qué está conduciendo? ¿O lo hacen, pero dan la espalda?

Daño por esterilizar. Los eritreos que huyen pueden ser detenidos y encarcelados, o disparados por guardias fronterizos eritreos. Salir del país legalmente requiere una visa de salida, que es muy difícil de obtener. Un hombre sin fronteras de 28 años habló con Etiopía y le contó cómo fue tratado en prisión en Eritrea:

“Estoy enfermo y estoy varado. Huí a la frontera, pero me llevaron y me encarcelaron durante dos años. Los que gobernaron la prisión nos trataron mal. Nos amenazaron y nos torturaron de muchas maneras diferentes. Usaron mucha violencia contra los genitales. Me hizo estéril, que es lo que querían. Creen que si un hombre nunca puede tener hijos, estará menos interesado en dejar el servicio militar, por lo que continuará sirviendo al país. Después de mucho tiempo logré escapar de la prisión e ir a Etiopía, donde he estado durante diez meses. He estado en muchos médicos, pero no parece que alguien pueda ayudarme con mis problemas de esterilidad. Me pone muy triste. No puedo volver a Eritrea y no tengo el dinero para huir a otro lado ".

A pesar de todo esto, miles huyen de Eritrea cada mes. En términos generales, tres grupos de personas están huyendo: un grupo son los niños y adultos jóvenes que escapan del servicio militar obligatorio. El otro grupo son desertores del ejército, que huyen del abuso y el encarcelamiento. El tercer grupo son los ancianos que esperan reunirse con sus familias.

Desde que la guerra en Yemen se intensificó en marzo de 2015 e Israel construyó una valla fronteriza para evitar la migración, la mayoría de los eritreos hoy huyen a través de Etiopía, Sudán y Libia o Egipto a través del Mediterráneo hacia Europa. En Etiopía, Sudán y Libia, los refugiados enfrentan violencia, encarcelamiento y muerte.

Prisión y violencia sexual. Cada Los eritreos entrevistados para el informe por los trabajadores de campo de MSF dijeron que habían presenciado o incluso experimentado violencia severa, incluida la tortura, en varios lugares entre Eritrea y el Mediterráneo. Todos los entrevistados también dijeron que habían sido encerrados en una forma de cautiverio. Más de la mitad dijeron que habían visto morir a otros que huían, la mayoría de las veces como resultado de la violencia.

Cada Mujer eritrea que fue entrevistada, o había sido víctima de violencia sexual o conocía a alguien que lo era. Las agresiones a menudo fueron realizadas por varios perpetradores. En las clínicas de MSF en Etiopía, Libia y en nuestros botes salvavidas en el Mediterráneo, hemos visto pruebas que respaldan las historias que cuentan los refugiados. Hemos recibido a eritreos con horribles cicatrices, heridas y con graves enfermedades mentales.

Todas las personas eritreas entrevistadas dijeron que habían presenciado o incluso experimentado violencia grave, incluida la tortura, en varios lugares entre Eritrea y el Mediterráneo.

Una mujer eritrea de 20 años resumió su viaje de la siguiente manera: “Cuando salí de Sudán, sabía que viajar por Libia y por el Mediterráneo sería muy peligroso y difícil, especialmente para mi pequeña hija. Pero, ¿Cual es la alternativa? No pudimos sobrevivir en Eritrea ni en Sudán. No hay otra forma de llegar a Europa. Europa representa la esperanza de una vida mejor. Ahora que he sobrevivido a este viaje que amenaza mi vida, desalentaría a cualquiera de emprenderlo. No quería que mi peor enemigo siguiera el mismo camino. Es un viaje que te hace sentir inútil, completamente degradado ".

Sigue huyendo. Mientras el servicio militar sea obligatorio e indefinido, y mientras el nivel de violencia sea alto y las libertades fundamentales muy limitadas, la gente seguirá huyendo de Eritrea. Y, sin embargo, a pesar de la creciente evidencia de las condiciones inhumanas y a menudo fatales que enfrentan en su camino a Europa, la UE y sus estados miembros, respaldados por un gobierno noruego que aspira a ser el más estricto de la clase, están haciendo todo lo posible para evitarlo. Llegan eritreos y otros que huyen.

Al 90 por ciento de los eritreos que llegan a Europa se les concede asilo. Lo mismo está sucediendo en Noruega. En 2015, 2899 eritreos solicitaron asilo en Noruega, según la UDI. Se concedió la solicitud al 90 por ciento. En otras palabras, los estados europeos reconocen que los eritreos tienen una necesidad real de protección.

Pero en lugar de crear vías seguras y legales para quienes buscan protección, la UE está intensificando la cooperación con Eritrea, Libia, Sudán y Etiopía para evitar que los eritreos abandonen su tierra natal y se muden a Europa. El intento de la UE de controlar la inmigración fortaleciendo las fronteras nacionales y encerrando a las personas dentro de los centros de recepción ofrece a los eritreos pocas opciones además de pagar a los contrabandistas para que salgan de las cárceles, crucen las fronteras y, finalmente, hagan un mortal viaje en barco por el Mediterráneo.

Subcontrata la responsabilidad. Este mes se cumple un año desde que entró en vigor el acuerdo de la UE sobre refugiados y migración con Turquía. Con este acuerdo, la UE ha subcontratado en gran medida la responsabilidad de los refugiados a Turquía, y en Grecia y Serbia, los refugiados están varados o atrapados en campos en condiciones indignas. Trasladar la responsabilidad de los refugiados y migrantes a países como Turquía, Etiopía, Sudán, Libia y Eritrea significa que los refugiados con una necesidad real de protección deben arriesgar su vida y su salud para llegar a lugares donde puedan ser atendidos.

Los intentos de fortalecer las fronteras nacionales y aumentar el uso del encarcelamiento no evitan la trata de personas. Por el contrario, significa que las personas que huyen no tienen más remedio que utilizar a los traficantes de personas para cruzar las fronteras y ponerse a salvo. Todo lo que tienen que pasar los eritreos es un ejemplo vergonzoso de cooperación internacional con los refugiados que fracasan en sus intentos de atender las necesidades humanitarias y de derechos humanos.

¿Reconocerá Noruega esto y hará algo al respecto?

Suscripción NOK 195 trimestre