ting


La cuestión de la técnica.

Las cosas comienzan a comportarse. Pero el hecho de que las cosas que nos rodean se vuelvan más inteligentes no significa necesariamente que nosotros mismos nos volvamos más inteligentes, sino todo lo contrario.