¿Será España el primer país de la OTAN en apoyar la prohibición nuclear?

La mayoría de los países de Europa no apoyan la prohibición nuclear de la ONU. ¿Cambiará esto cuando Trump y Putin rompan el acuerdo INF?

(Traducido de Noruego por Google Gtranslate)

El presidente Trump ha anunciado que Estados Unidos se retira del acuerdo INF, que desde 1987 ha impedido el despliegue de misiles de mediano alcance en Europa. Es entonces una paradoja que Europa sea el único continente donde la mayoría de los países hasta ahora no han apoyado la prohibición nuclear de la ONU.

El gobierno noruego y la mayoría parlamentaria tampoco están particularmente entusiasmados con la prohibición de las armas nucleares. Esto es contrario a nuestras obligaciones con la OTAN, dice Erna Solberg. También lo hace el Partido Laborista, a pesar del hecho de que, a través de la cooperación del gobierno con SV y SP, el partido realmente tomó la iniciativa en el proceso que condujo a la prohibición.

Cuando Trump ignora a Europa, la pregunta es: ¿qué país será el primer país de la OTAN en romper la lealtad de Trump? Podría ser España. La forma en que sucederá puede ser interesante para la adhesión de Noruega.

El primer ministro del Partido Socialista español, Pedro Sánchez, dependía completamente del partido Podemos para obtener una mayoría para un presupuesto estatal para 2019. En una reunión entre Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, en septiembre del año pasado, los dos acordaron una serie de demandas que Podemos hizo para Vota por el presupuesto. Entre el acuerdo de crear un museo para víctimas del francofascismo y un nuevo sistema de préstamos escolares para familias pobres, encontramos el punto 4: España firmará el acuerdo de prohibición de armas nucleares.

- publicidad -

Sin embargo, no se ha acordado nada sobre cuándo ocurrirá esto. Y ha estado completamente en silencio sobre este punto del gobierno desde que se firmó el acuerdo. Debemos asumir que la presión de los Estados Unidos es grande.

No existen obstáculos legales para que Noruega se una a la prohibición nuclear.

Tanto en España como en Noruega, existe un consenso de que no existen obstáculos legales para unirse a la prohibición. Las armas nucleares no se mencionan en el acuerdo original de la OTAN, el Pacto Atlántico. Las armas nucleares tampoco se mencionaron en los primeros conceptos estratégicos. Pero Solberg y el Secretario General de la OTAN Stoltenberg tienen razón en que el concepto estratégico de hoy se basa en la posibilidad de las armas nucleares. Si rompe con este acuerdo, se percibirá muy negativamente en los Estados Unidos. Al mismo tiempo, Noruega y otros países de la OTAN ya han hecho reservas en el sentido de que no permitimos el almacenamiento de armas nucleares en nuestro territorio durante el tiempo de paz.

En las últimas elecciones parlamentarias, SV se hizo pasar por un requisito para brindar al gobierno de AP su apoyo para que apoyaran la prohibición de las armas nucleares. La presión continua sobre las prohibiciones podría ayudar al SV a restablecer el requisito después de las próximas elecciones. Tanto para España como para Noruega, es una opción firmar la prohibición, pero pasar tiempo ratificándola. La firma es un mensaje a los otros países de la OTAN de que la OTAN debería cambiar su política de armas nucleares. Será una señal importante, incluso si uno pasa tiempo incorporando la prohibición en su propia legislación.

157 de los países del mundo han firmado, ratificado o votado a favor de la prohibición nuclear. La política nuclear de la OTAN se adopta en el Congreso de los Estados Unidos, en el parlamento británico y francés. La mayoría de los países del mundo cree que las potencias nucleares de las grandes potencias contribuyen a aumentar la incertidumbre, pero no se les permite decidir. La prohibición no ayudará a eliminar las armas nucleares de la noche a la mañana, pero ayudará a aumentar la marginación y no a aumentar el estatus. Esto puede contribuir a la presión sobre los acuerdos de desarme. Por lo tanto, el apoyo a la prohibición nuclear debería ser la respuesta de Europa cuando Trump y Putin quieran revocar el acuerdo INF.

 

lars@nytid.no
Egeland es el líder adjunto de No para las armas nucleares, político y bibliotecario de SV.

También te puede interesarRELACIONADO
Recomendado

Un clúster agrícola: un complejo industrial de vanguardia

ENOJADO: El problema es el acceso a los alimentos. Todos deben comer para vivir. Si vamos a comer, debemos comprar. Para comprar, debemos trabajar. Comemos, digerimos y cagamos.

La dictadura de la virtud

CHINA: El Partido Comunista de China se jacta hoy de poder reconocer a cualquiera de los 1.4 millones de ciudadanos del país en segundos. Europa debe encontrar alternativas a la creciente polarización entre China y Estados Unidos, entre una dictadura de vigilancia estatal y la autoexpresión despiadada del individualismo liberal. ¿Quizás algún tipo de orden social anarquista?

La protesta puede costarle la vida

HONDURAS: La peligrosa búsqueda de Nina Lakhani de la verdad detrás del asesinato de la activista ambiental Berta Cáceres termina en más preguntas que respuestas.

La carpeta cultural

NOVELA: DeLillo escenifica una especie de estado paranoico generalizado, una sospecha que tiene alcance global.

Destrucción creativa

BASURA: Noruega no está equipada para la clasificación de textiles. Aunque clasificamos la basura, no estamos ni cerca de lugares en Japón que puedan reciclar en 34 categorías diferentes. El objetivo es que los municipios no se queden con residuos y sin camiones de basura.

La sociedad de control y los rebeldes

MADRES TARDÍAS: La gente de hoy está ganando cada vez más control sobre su entorno, pero está perdiendo contacto con el mundo. ¿Dónde está el límite para las mediciones, garantías de calidad, cuantificaciones y rutinas burocráticas?